• Black Facebook Icon
 
4 de sep. de 2018

Empezar por el corazón

1 comentarios

Editada: 11 de dic. de 2018

A menudo las emociones o los procesos emocionales aparentemente no relacionados con la economía están en realidad conectados de maneras muy interesantes.

 

Por un lado tenemos Las Emociones de la Economía, que son todas las emociones que la economía despierta en nuestras vidas. Por ejemplo, el miedo a perder un trabajo. El dolor de que el Rinoceronte Blanco del Norte se extinga (sí, la extinción de especies es también un fenómeno económico). La rabia y el "tener la razón" en un debate sobre el cambio climático. La pasión y vitalidad de seguir el llamado de tu alma.

 

Para mí el mayor misterio es cómo nuestros sentimientos y emociones se relacionan, implican, conectan con la realidad en general y con la economía en particular. Podríamos llamarlo La Economía de las Emociones. Por ejemplo, si existe un miedo no gestionado a la escasez, la respuesta natural en microeconomía es la obsesión por el control del presupuesto. En términos macro, el paradigma del ser separado rodeado de otredad da como resultado instituciones económicas que endémicamente inducen la escasez.

 

En mi opinión, no hay nada más importante que dar espacio a lo que se mueve en nuestros corazones. Dar permiso a nuestras emociones es poderoso y significativo para ampliar nuestra libertad.

 

Algunas emociones y/o sentimientos son más fáciles de compartir que otras. Algunos son realmente muy difíciles. Es entonces cuando 'economizamos' o 'ahorramos' nuestras emociones. Pueden ser difíciles por lo que significa para nosotros íntimamente, o pueden ser difíciles simplemente porque es difícil encontrar las palabras apropiadas. A veces, cuando otros lo hacen, nos sentimos animados a hacerlo también.

 

Aquí hay un ejemplo, todavía en curso para mí: Fotos y Rabia.

 

Personalmente disfruto con pasión cuando decido hacerlo y no tengo ni idea de lo que diré cuando empiece a decirlo. Cuando dejo ir el control y las expectativas... A veces las emociones son tan fuertes que literalmente no tenemos otra opción que rendirnos, dejando ir todo el control.

 

 

Así que por favor siéntete llamad@, siéntete libre de compartir. Tendremos aquí como prioridad mantener un espacio respetuoso y libre de juicios.

 

Por cierto, la unicidad significa que no hay separación entre lo bueno y lo malo, entre lo correcto y lo incorrecto. Por lo tanto, la unidad implica no juzgar. Practiquémoslo poco a poco. No juzguemos especialmente ese lugar interno que tanto necesita juzgar.

Entradas más recientes
  • Nuestra bomba de agua. No funciona desde hace casi un mes. La promesa de que el agua seguirá corriendo ya no está garantizada. Como el agua: el dinero. Como el río en la casa de mis amigos en Comitán: se secó, pero sigue ahí. Como si supieras que volverá a correr, pero no sabes cuándo. ¿Quizás este lunes cuando el técnico venga por cuarta vez? No hay garantía. Como el agua y el dinero: la vida. No hay garantía de que la vida permanecerá en el planeta, ¿en qué espacio? ¿En qué espacio físico, en qué espacio emocional? El espacio emocional es la esperanza, justo ahí está el lugar donde se está creando, expandiendo el nuevo espacio. Todo el resto del espacio se está acabando, ¿verdad? ¿Entiendes lo que quiero decir? El río. La bomba. Así que gracias Bomba de agua por no funcionar incluso después de haberla reemplazado dos veces. Gracias río seco. Gracias por esta tristeza, por no saber. Gracias por ver lo inutil que es convencerse de tener esperanza. ¿Puedo agradecerle a todo este miedo? ¿Puedo agradecerle a la ilusión? Al igual que la bomba de agua, no quiero seguir bombeando. Para sostener la esperanza de que las cosas estén "bien", "como antes", "normal".... Vida ¿Me estás tomando el pelo? ¿Lo dices en serio? Ya estoy sin agua, ¿no? En realidad, no estoy sin ella, pero seguro se siente como si se fuera acabar. Y descubrir la esperanza que no necesita sostén. Verdad?
  • [Esta es una traducción de un post De Dawn Payne en el foro en Inglés] "Yo soy suficiente Hago lo suficiente Doy lo suficiente Tengo suficiente Yo soy suficiente. Tú eres suficiente Haces lo suficiente Das lo suficiente Tienes suficiente Tú eres suficiente En este tiempo en el que tenemos la política del miedo y el odio en todos los medios de comunicación y, en algunos casos, en nuestras comunidades, ¿cómo alimentamos la verdad de que somos suficientes? Observé con total incredulidad la elección del actual presidente de mi país. ¿Cómo pueden tantas de mis paisanas y compatriotas apoyar a alguien que se ha comportado como él? ¿Cómo podían decir que eran "sólo chicos siendo chicos" cuando hablaba de las mujeres de una manera tan vulgar y despectiva? Recientemente, ¿cómo podrían nuestros senadores apoyar a alguien para un nombramiento de por vida en una posición donde la neutralidad es clave? Pienso estas cosas y hago estas preguntas y luego en mis momentos de quietud me lo recuerdan, Yo soy suficiente y tú eres suficiente. Así que si esto es cierto para mí y para ti, ¿no lo es también para el Presidente de los Estados Unidos y Juez Asociado de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Brett Kavanaugh? Sí, lo es. Puede que no esté de acuerdo con sus posiciones políticas ni apruebe un nombramiento de por vida para nada, pero sí estoy de acuerdo en que son exactamente quienes se supone que deben ser. Entonces, ¿cómo puedo alimentar la creencia de lo suficiente y no el miedo o el odio? He estado reflexionando sobre el tema de la economía sagrada desde que mi familia nos visitó en Montana el verano pasado. Felipe tuvo la gentileza de hacer un taller de economía sagrada en nuestra casa en Flathead Lake. Fue un momento hermoso en el que todos fuimos cuidados y nos cuidamos los unos a los otros. Teníamos comida, ropa, refugio, risas y algunas lágrimas aquí y allá. Son momentos como los de mi familia los que me recuerdan que la esperanza es tan gratuita como el miedo y cuando las cosas parecen más oscuras es sólo porque la luz está a punto de volver a brillar. Hay mucho más en mi corazón con respecto a vivir una vida basada en la fe en lugar de una vida basada en el miedo, pero por desgracia mi tiempo para escribir ha llegado a su fin por ahora. Agradecidamente, Dawn Payne P.D. Me comprometo a no editar nada de lo que comparto aquí, así que, por favor, perdone los errores tipográficos y, como dijo Felipe tan agraciadamente, nada de juicios. "