• Black Facebook Icon
 
mar. 14

Respecto de los mitos de la ciencia

0 comentarios

Me encontré con este posteo en facebook que quiero rescatar en esta incubadora de sanación para la herida arque-típica de la ciencia sobre la humanidad.

(Gracias Astrid)

 

Aquí va:

 

Los mitos de la ciencia y la ingenuidad de los científicos Víctor M. Toledo

"En estos días que se habla con ardor acerca del papel de la ciencia, y de su hija mayor la tecnología, para el futuro del país, conviene recordar apreciaciones básicas sobre la verdadera función de esta institución llamada ciencia, uno de los mayores pilares de la modernidad que padecemos. Con apenas dos siglos de existencia y en plena sinergia con el capitalismo, los combustibles fósiles, la industria, el individualismo y el patriarcado, la ciencia es la culpable mayor de múltiples beneficios pero también de los principales riesgos, lacras, peligros y amenazas que hoy afectan a la humanidad. Tres son los principales mitos que engalanan a la ciencia contemporánea y que sirven para ocultar su verdadera esencia. El primero atañe a su fetichización. Siempre se tiende a hablar de La Ciencia (con mayúsculas) elevada a una suerte de entidad suprema, en vez de reconocer las diferentes modalidades del quehacer científico cada una de las cuales persigue fines diferentes y hasta antagónicos. Este fetiche se ve acompañado, segundo mito, por la falsa idea de que toda actividad científica es automáticamente benéfica, moralmente buena e ideológica y políticamente neutra. En consecuencia el científico se identifica siempre como un ser virtuoso: santos del conocimiento verdadero, héroes de la objetividad, mártires por la humanidad, abnegados practicantes del experimento. Su mayor virtud, se afirma, es la de haber sometido a la pasión y eliminado a la subjetividad de sus análisis. El tercer mito lo ha descrito con precisión Jorge Reichmann: “El conocimiento científico es un gran bien. Pero ¿cómo pueden tantos investigadores caer en la ingenuidad cientificista de creer que simplemente incrementar el conocimiento conducirá a la mejora de la condición humana? El progreso científico no implica necesariamente progreso humano. Para que se diera progreso humano sería necesario que las comunidades de ese enrevesado simio averiado que se llama Homo sapiens estuviesen en disposición de usar el conocimiento creciente de forma adecuada”.

 

"Estos tres mitos son cada vez menos creíbles por una razón: En los últimos 50 años, la ciencia desarrollada ha sido cooptada, influenciada, dirigida y/o financiada por el capital corporativo que hoy domina al mundo. Los datos de la Unesco indican que la inversión privada se incrementó notablemente en Corea del Sur, China, Alemania, Estados Unidos, Turquía y Polonia. En Estados Unidos hacia 1965 la ciencia académica financiada por el gobierno representaba 60 por ciento y la ciencia corporativa 40 por ciento. Para 2015 ya se había invertido a 30-70 por ciento (Unesco, 2015). La ciencia corporativa mantiene un mundo insustentable al generar gases, líquidos y sustancias tóxicas, fertilizantes químicos, pesticidas, plásticos, alimentos dañinos, medicamentos nocivos, organismos transgénicos, gases de efecto invernadero, y especialmente armas cada vez más sofisticadas y complejas. Sólo las 10 mayores corporaciones de la industria bélica tuvieron en conjunto ingresos anuales de 194 mil millones de dólares (2017), con unos 800 mil empleados, de los cuales 10-20 por ciento son científicos, técnicos e ingenieros. Es probable que la mayoría de los casi 8 millones de científicos que existen en el mundo trabajen ya para las corporaciones. De la misma manera que sucede con muchos gobiernos y empresas, partidos políticos, la Iglesia católica, o la realeza europea, hoy la actividad científica esta teñida de corrupción y desprestigio. Por ejemplo, revistas científicas de larga tradición que han cedido a las presiones de las corporaciones farmacéuticas y biotecnológicas, o el gremio de los Premios Nobel que ha escandalizado con los casos de investigadores racistas (como William Schockley, y el descubridor del ADN, James Watson) o con la carta que firmaron 110 premiados en favor de los alimentos transgénicos y contra Greenpeace (ver).

 

"Es en este contexto que sorprenden por ingenuos los reclamos de más presupuesto para la ciencia o libertad de investigación. En México, la política pública en la materia ha carecido de discusión seria y profunda, y ha seguido los vaivenes marcados por los grupos de poder incrustados en puestos clave del gobierno y de la academia. Grupos que imponen sus líneas de investigación y sus visiones anacrónicas y que, como sucede en la UNAM, buscan controlar áreas como la biotecnología, la ecología, la biomedicina, la química y las ingenierías. Hoy hace falta poner sobre la mesa de discusión los objetivos y la orientación de un Programa Nacional de Ciencia y Tecnología que se ocupe de la resolución de las mayores y más urgentes problemáticas de la nación, sin perder de vista el conflicto que se da entre una ciencia mercantilizada y una ciencia comprometida con el bienestar social y ambiental del país y del planeta. Hoy, la verdadera ciencia se mide por su poder para resolver problemas, no para crearlos. Y este desafío atañe por igual a todas las comunidades científicas del mundo."

 

Y mi comentario (por ahora) es el siguiente:

Querida Astrid! estoy de acuerdo en la observación urgente de los mitos en cuanto a la ciencia!!! (De hecho se puede argumentar que es igual de dogmática y mitológica que la religión). PERO, es un gran error suponer (como hace el 99,9% de los críticos de la ciencia) que existe una ciencia "buena" y una "mala". La buena sería la que en efecto está al servicio del bienestar de la humanidad (o debiese decir, de la totalidad de la vida). Sin embargo, AHÍ ESTÁ EL MÁS GRANDE ERROR: el suponer que la ciencia se hace buena o mala según las intenciones de los que las practican, En otras palabras, que si las intenciones fueran éticas y honestas (no codicia por ejemplo), entonces todo estaría bien con la ciencia. ¡NO ES ASÍ! no es un tema de intenciones, es más profundo. En lo más esencial es el paradigma de la separación. En pocas palabras, el supuesto donde lo observado está separado del observador, y una larguísima lista de etcéteras.

 

La crítica de Victor Toledo tiene un problema: por un lado señala lo ridículo que es considerar la ciencia convencional como una búsqueda seria de la verdad. Y que al mismo tiempo, es necesario hacerla más seria todavía. ¡Es una perpetuación de lo mismo en mi opinión! Es parte del mismo paradigma (ilusión), de que con más seriedad, con más disciplina y lógica, podremos vencer todas las mentiras de nuestra emocionalidad. O sea seguir adelante separando corazón y mente, etc etc

 

Entradas más recientes
  • (posteado en el grupo facebook de economía sagrada 18 julio 2017) Me encuentro investigando la herida arquetípica de la ciencia en la humanidad (iniciativa a la que me sentí invitado tras conversar con Pat McCabe), enfocando la mirada en mi propia herida como científico. En el contexto actual de múltiples traumas del patriarcado o de la separación, por ejemplo los dejados por las guerras, por la conquista europea en america y el genocidio de las naciones originarias, etc., ¿Cuál es la naturaleza exacta del trauma atribuible a la ciencia? El interés no es en culpar, sino en la oportunidad de sanación. Cuando pienso en lo que me duele de la ciencia, me han dolido varias cosas. Me duele su pesadez, ¡cuánto pesa la ciencia! Me duele que la sociedad convencional "exija" decir en lenguaje científico, respaldar con la razón, aquello que es obvio en el corazón. Me duele aún más que mucha gente que ya tiene la conciencia de la situación absurda y destructiva de nuestra civilización, mantiene en su metodología la misma ciencia patriarcal desde donde nace todo el problema (aunque respeto su libertad). Es una herida desde donde he creado ego, lo he podido ver en mi frustración a veces de no ser escuchado (El absurdo pensamiento "si todos se dieran cuenta lo que yo sé entonces resolveriamos todos los problemas"). Claro, me ha dolido desde la escuela haber sido evaluado, castigado o premiado por falta/mérito de inteligencia. Ante la exigencia máxima en la universidad de chicago, por ejemplo, probablemente podría decir que quedó un trauma en mí de permanentemente tener que demostrar mi inteligencia. Y lo que fue peor, al darme cuenta de eso y querer salir de ese patrón, encontrarme con que ya no tuve lugar en la sociedad, como que ya no hubiese manera posible de adaptarme... Con el tiempo eso se fue transformando en bendición. Pero queda un dolor, una soledad... Un anhelo del corazón de ser escuchado por un lado, y un deseo de ser visto, una ambición de ser admirado por mis méritos, sobre todo por los méritos por los que sufrí... Deseo este último, por supuesto, del cual cada día quiero liberarme, y que intento sentir con compasión en lugar de darle batalla alguna. El llamado de mi alma persiste. El pensamiento científico sigue colonizando y dañando nuestra alma humana hoy en día mientras escribo estas lineas. Mi alma humana, grande como la humanidad entera, grita ya no quiero ser colonizada. Ya basta. Este es un primer acercamiento a mirar esta herida, a mover este asunto con mucho respeto. Una parte de mi quiere sentir que "sé de lo que estoy hablando", y en otra parte de mi quiero decir No Sé. Es un comienzo.
  • Como dice mi hermana @Crysta Zuli ☯️ en El Poder de la Autosanación , "todo tiene que ver con TODO". El concepto, práctica y realidad de la autosanación, me encanta. Se parece al concepto de la autonomía que es algo sumamente profundo en el pensamiento zapatista. Para mí tiene que ver con el confiar en uno mismo, de dónde sacamos eso de que hay que confiar en autoridades externas cada vez que no sabemos qué hacer, cada vez que los cursos de acción posibles escapan a nuestro dominio o control? Se supone que alguien, algún experto, sabe más que uno. A veces es la sumisión ante las jerarquías de gobierno, a veces las familiares, a veces las científicas. En fin, las instituciones que culturalmente consideramos legítimas. No estoy diciendo que sea una mala idea aprender de todos alrededor, sin duda alguna de todo se puede aprender, y si alguien ha dedicado su energía humana a un tema por un buen tiempo (como Crysta en la autosanación) seguramente vale mucho la pena escucharle atentamente y con apertura. Sin embargo, a lo que me refiero es a poner a una autoridad externa, la que sea, por encima del propio sentir interno, de la propia guía interna. Es des-empoderarse tanto como para llegar a que una persona o una teoría externa (o combinación), tome las decisiones por mí. También es des-empoderar a la intuición y el sentir interno, versus la razón lógica, linear y separada. Esto es algo que me entristece y apasiona. Es para mi una (no la única) de las consecuencias de la herida arquetípica de la ciencia sobre el alma humana. En otras palabras: el desconfiar de uno mismo. La misma situación puede verse en algunos grupos espirituales hoy en día, donde la confianza se deposita en un gurú (o en cualquier cosa externa), y no en uno mismo. La autosanación es, entonces, sanación del trauma arquetípico de la ciencia. La autosanación es esencialmente holística, es decir, no se pone en contra de la ciencia ni de cualquier fuente de conocimientos externa, por ejemplo los médicos. El confiar en uno mismo, en el propio sentir, bien podría alinearse con la prescripción de un médico, por ejemplo. La distinción es la autonomía: el ser interno que decide y que tiene autoridad sobre su propia vida. La consecuencia del trauma de la ciencia, por otro lado, es el miedo, la angustia, la vulnerabilidad de tomar decisiones que no son propias. Decisiones en las que uno confía a medias y jamás plenamente porque no son propias. En lo personal, para mi es mantenerse en la duda de lo que uno está haciendo (no en la plenitud), y repitiéndose un discurso interno una y otra vez para tratar de convencerse que tal decisión es correcta. Necesito decir que sospecho y espero que el camino de autosanación conlleva a menos y menos prescripciones alópatas externas. Menos y menos ciencia separada. Menos y menos control. Menos y menos lógica lineal, Más y más danza en el misterio. No se trata de un equilibrio entre medicina alópata y alternativa. Pienso que cuando se habla de equilibrio entre la medicina alópata y las alternativas, incluso con buenas intenciones, en realidad lo que ocurre es que sigue habiendo una supremacía patriarcal de la primera, es decir, la herida de desconfianza en uno mismo permanece. Como toda herida profunda, cuando algo se le acerca, duele, y por tanto muchas veces elegimos permanecer en esa desconfianza, esa sumisión. Hasta que la duda de uno mismo duele más todavía. Por otra parte, tampoco hago una apología de las medicinas alternativas. Típica práctica patriarcal es tratar de vencer el patriarcado con fuerza patriarcal. Un ejemplo es discutir que la permacultura y la agricultura orgánica es mejor negocio que la agricultura industrial (¿acaso esa es la razón por la que el permacultor practica permacultura?). Otro ejemplo es decir que el parto natural es más seguro que el parto en el hospital; mi punto es, aunque fuese verdad, esa no es la razón por la que yo elijo un parto natural. En el caso de la medicina sería decir, por ejemplo, que las prácticas médicas alternativas "son más efectivas para erradicar enfermedades" que la medicina alópata, como si la razón por la que uno las usa sigue siendo erradicar la enfermedad, y como si hubiese que defenderlas frente al establishment bajo los parámetros del establishment. Para mí, ni se diga, esa no es la razón para usar medicinas alternativas. Existe un concepto más profundo, más amoroso en realidad, de salud, que no es esa dicotomía entre presencia y ausencia de enfermedad. La ciencia sigue siendo la más preponderante institución legitimizadora de nuestra cultura. La que “establece” la verdad en base a “hechos”. ¿Sienten la dureza casi violenta de esas palabras: ‘establece’, ‘hechos’? Como si la realidad fuera hecha de dureza física, comprobable, y hostil. Por eso que sigo trabajando en esta sanación, investigando con el corazón. Mi próximo post comenzará por expresar cómo la mentalidad de separación bueno/malo, hace que sea inaceptable culturalmente denunciar la herida arquetípica de la ciencia.
  • Me doy cuenta que somos cada vez más los papás y mamás, que nos sentimos inquietos por la salud de nuestros hijos y sobretodo la constante duda de los métodos de curación que se nos presentan, como sociedad. Una sociedad programada para tenerle miedo a las llamadas "enfermedades" y así correr al médico alópata para que nos diga que hacer. En ningún momento nos hablan del poder que tenemos como humanos para sanarnos de muchas maneras y la ayuda que podemos encontrar en las plantas y el reino mineral, incluso de nuestros amigos animales. Es un temazo y llevo más de 8 años en este camino de la auto sanación. Cuando empecé como mamá estuve segura que tenía que hacer la diferencia y transmitirle algo diferente a mi hija, algo que le permitiera sentir desde niña, ese poder creativo de "renacer", no sólo en situación de desequilibrio físico (enfermedad) sino en cualquier situación. Que recordara que al escuchar su cuerpo físico, puede saber que emoción está deseando ser liberada, que recuerde que somos más que un cuerpo. Que al ser Espíritus encarnados somos Divinos y perfectos 💖 Comprendí que todo tiene que ver con TODO y que es una real prioridad lograr INTEGRAR los aspectos de nuestros cuerpos, y dejar de sólo tomar en cuenta el cuerpo material, que es donde finalmente se manifiesta el equilibrio o desequilibrio de los demás cuerpos, tanto el emocional, como el energético, el álmico y el mental. Todos nos llevan a un estado saludable y equilibrado o lo contrario. Cuando hay un desequilibrio, no necesariamente refleja una enfermedad tal como la conocemos, muchas veces lo que se refleja es el desequilibrio del ambiente en el que vivimos, que en el caso de los niños es muy común que reflejen la situación de los padres, así es como nos ayudan a darnos cuenta que aspectos tenemos que pulir y transformar en ese momento. Por ejemplo la garganta es un centro energético donde nace el poder de la palabra, la comunicación y la expresión,,, cuando éste se encuentra bloqueado, hay una garganta cerrada, con tos, que no puede hablar, no puede expresarse. En los niños bien pueden ser temas de los padres y donde ellos están involucrados sin ser conscientes de esto por supuesto, en estos casos el mensaje es para trascender temas de comunicación y libertad de expresión. Cuando hay tos violenta podemos suponer que hay rabia contenida y acumulada por no poder "expresarse" de manera libre. Y así con cada síntoma, las causas y la raíz, puede variar según los aspectos de la familia o bien de cada persona. Pero siempre es una experiencia para todos, no sólo de quién está en cama, principalmente si se trata de niños. Cómo mamás, tenemos un súper poder que es la Intuición, para detectar en nuestros hij@s cual es el mejor remedio, según su situación, siempre y cuando nos mantengamos alineados a la conexión divina con ellos. Acudir a un extraño (generalmente los médicos lo son) para que nos diga que tiene nuestro hij@ y que hacemos, que no sea nuestra primera opción, que ir al médico sea porque por Intuición sabemos que debemos utilizar otros medios, porque esa será parte de nuestra experiencia, más nunca por miedo. Un médico estudia el cuerpo humano y eso tiene gran valor, pero jamás conocerán a nuestros hij@s como nosotros, no lo llevaron en el vientre, no lo parieron, no le han observado sus primeros pasos y palabras, su comida favorita, su estilo al hablar o su juego preferido,, sus debilidades y fortalezas,,, que le hace feliz y que le pone triste, aspectos tan importantes...eso sólo lo sabemos nosotras y a menos que sea un médico homeópata, quienes si toman en cuenta los demás cuerpos, es poco probable que un médico cualquiera por muy pediatra que sea, sepa qué tiene tu hijo y cómo ayudarlo. Que en realidad lo que hace la alopatía es calmar síntomas, dormir bichos, y algunos virus, bacterias y demás se fortalecen con los antibióticos, eso para mí en lo personal es una solución temporal, no es sanación real. Y yo lo he podido comprobar durante años y escuchando testimonios y atendiendo casos de este tipo. Nuestros organismos son entidades llenas de sabiduría, somos perfectos, confíemos en eso, necesitamos confiar en el proceso de adaptación y alineación por el que tienen que pasar nuestros cuerpos para lograr el equilibrio. La otra causa de las llamadas enfermedades, es cuando una emoción bloqueada, ya salió, ya fue revelada, está siendo sanada, liberada y entonces se manifiesta a nivel físico, porque vivimos y coexistimos en un plano físico, en el plano terrenal, material, donde todo se manifiesta, para que sea "visto", así es igual para nuestras emociones, que será siempre dependiendo el nivel de intensidad, el cómo se manifieste. Y como siempre, les recomiendo no crean nada que no les vibre bonito en su interior, sigan su intuición y escuchen su voz interna 😉 Bendiciones infinitas 🙏🌞 Que tu Sol interno guíe cada uno de tus pasos y honres tu camino con Amor 💜 Crysta Zuli ☯️